Granola crujiente de avena y quinoa

¡Buenas noches!

La receta de hoy es para que os preparéis unos riquísimos y nutritivos desayunos o meriendas o para picar entre horas. Este muesli o granola podéis acompañarlo de alguna leche vegetal que os guste (leche de almendras, de avellanas, de espelta, de arroz…), de yogur de soja, de fruta…

Es muy fácil de preparar y los cereales que yo uso los podéis cambiar por otros que os gusten más. Los que yo he utilizado, en este caso, son copos de avena y copos de quinoa. Además, es una receta libre de azúcares, ya que utilizo siropes para endulzar el muesli.

Los ingredientes que vais a necesitar son:

– Aceite de coco

– Sirope de arroz

– Sirope de agave 

– Copos de avena

– Copos de quinoa

– Semillas de sésamo

– Pipas de girasol

– Semillas de lino 

Pasas

– Coco rallado

– Canela

Para hacer el muesli:

Poner un poquito de aceite de coco en una sartén y agregar los copos de avena y los copos de quinoa, la cantidad que vosotros consideréis, según cuanto muesli queráis preparar. Los salteamos un poquito, no dejamos que se doren en exceso y vamos añadiendo el resto de los ingredientes. No dejamos de remover.

Al final agregamos el sirope de arroz y el de agave para que se compacten los cereales y las semillas y también para endulzar. Por último, ponemos la canela y el coco rallado y seguimos removiendo.

Cuando los ingredientes estén bien mezclados, los pasamos a una bandeja para horno y los horneamos durante unos 15 minutos. Durante este proceso, debemos abrir y remover, al menos un par de veces, los cereales para que se acaben de dorar por igual. 

Cuando los hayamos sacado del horno debemos ir removiéndolos, de vez en cuando, con la ayuda de un tenedor, para que no se queden todos enganchados y tengamos un montón de muesli casero enganchado e incomible… jejeje 

Cuando se haya enfriado, os lo podréis comer… ¡¡Disfrutarlo!! ¡¡Está de viciooooo!!

Imagen

¡¡Besooosss para todos/as!!

Anuncios

Porridge o crema de avena con arándanos y cacahuetes

¡¡Buenas noches!!

¿Como va el síndrome post-vacacional? Yo de momento lo llevo bien… empecé a trabajar el lunes y la verdad es que lo he cogido con ganas. Para los que no me conocéis soy maestra de Primaria y estos días estamos dejándolo todo listo antes de que lleguen los alumnos. 

La receta de hoy será para que empecéis bien el día, tomando un desayuno rico, sano y sobretodo energético, para poder aguantar bien toda la jornada. 

A mi me encanta desayunar, de hecho creo que para mí es uno de los mejores momentos del día. Además, desayunar me parece una buena motivación para levantarse de la cama. Por eso, por la mañana me tomo mi tiempo, tanto para prepararme, como para comerme mi desayuno. 

No sé si habéis probado o no el porridge, pero yo lo hice por primera vez en Londres y me alucino. Cada mañana desayunaba en una cafetería/panadería/restaurante que se llama “Le pain quotidien” (si no habéis ido os la recomiendo, hacen muy buenos desayunos y brunch y gran parte de los productos que utilizan son ECO). Aquí os dejo su página web:

http://www.lepainquotidien.es/

A lo que ibamos… Allí fue donde probé el porridge o también llamada crema de avena o gachas de avena. Y consiste en hervir copos de avena con leche (en mi caso, leche vegetal). Lo que más me gusta es que puedes acompañarla con lo que quieras: fruta fresca (moras, frambuesas, manzana, higos…), frutos secos (dátiles, pistachos,  nueces, pipas, sésamo…), mermeladas (de fresa, de arándanos, de albaricoque…) y especias (canela, vainilla, cardamomo, clavo…), ¡dar rienda suelta a vuestra imaginación!

Espero que os animéis a probarla en casa y que encontréis cual es la combinación de sabores que más os gusta… ¡¡No os defraudará!! 

Vamos con los ingredientes de este porridge:

– Copos de avena

– Leche vegetal 

– Sirope de ágave o panela

– Canela molida

– 1 cucharada de crema de cacahuete

– Un puñado de arándanos frescos

– Un puñado de cacahuetes

– Una cucharada de mermelada de arándanos (opcional)

Ahora solo tenéis que:

Poner en una cazuela la cantidad de copos de avena que vamos a querer (tenéis que pensar que al cocinarlos se hinchan, así que no pongáis muchos… más o menos entre 60-70 gr por persona). Agregar la leche vegetal hasta que queden cubiertos los copos de avena. Ahora lo dejamos reposar una media hora, sin ponerlo al fuego.

Una vez pasado este tiempo vamos a cocinar nuestra avena. Para hacerlo tenéis que poner el fuego bien bajito e ir removiendo constantemente para evitar que se os pegue al fondo de la cazuela y por consiguiente se os queme. Cuando empiece a hervir lo retiráis del fuego, añadís el sirope de ágave o panela a vuestro gusto, volvéis a remover y dejáis reposar unos 2-3 minutitos. 

Ahora solo falta que lo aderecéis con vuestro acompañamiento y estará listo para que os lo comáis. En este caso, en el momento de cocinar la crema de avena añadiremos una pizca de canela molida y una cucharada de crema de cacahuete y por encima lo decoraremos con unos arándanos y unos cacahuetes. Y si os apetece, podéis poner también una cucharadita de mermelada de arándanos, ¡estará aún más bueno!

20140630-213802.jpg

¡¡Espero que sea de vuestro agrado!!

¡¡¡¡Besitos y hasta muy prontitooooo!!!!

(Esta combinación está extraída del blog “Danza de fogones”).

Bon appétit!!!

Magdalenas de canela

¡¡Buenos días a todos y a todas!!

Hoy empezamos la semanita con una receta bien dulce, rica y sana. Bien sabido es por todos que desde siempre se ha dicho que hay que empezar el día con un desayuno completo. Estas magdalenas nos aportarán la energía que necesitamos para empezar bien la mañana. Acompañarlas de una buena ración de fruta y una rica taza de té y ya veréis como ¡¡no hay mejor manera de empezar el día!!

Imagen

Esta receta está elaborada con harina de kamut. Para los que no habéis oído hablar… ¡os explico! 

El kamut es la variedad de trigo más antigua que se conoce, ya que se ha encontrado que se cultivaba en el Antiguo Egipto. Es un cereal con gran cantidad de antioxidantes, proteínas, minerales, vitaminas del grupo B e hidratos de carbono. Podemos encontrarlo en grano para cocinar o en harina para preparar nuestros panes o dulces. 

Para hacer unas 12 magdalenas vais a necesitar:

– 60 ml de aceite de oliva

– 180 ml de compota de manzana

– 150 gr de azúcar moreno

– 210 gr de harina de kamut (podéis usar cualquier otro tipo de harina integral)

– 1 cucharadita y media de levadura en polvo

– 60 ml de leche de soja 

– 2 cucharadas de sirope de agave

– 1 cucharada de semillas de lino molidas

– 1 cucharada de canela en polvo

– Semillas de lino o sésamo (para decorar)

Ya sabéis que vais a necesitar, así que vamos con la elaboración:

Primero de todo vamos a precalentar el horno a 180º y preparamos la bandeja de las magdalenas con los papeles que vayamos a necesitar.

En un bol, batimos el aceite con el puré de manzana y el azúcar moreno. 

En otro bol, tamizamos la harina con la levadura y añadimos las semillas de lino molidas.

Incorporamos la mezcla de harina a la del puré de manzana, removiendo muy bien.

Una vez la masa es homogénea, incorporamos el sirope de agave y, finalmente, la leche de soja, mezclada con la cucharada de canela. Seguimos mezclamos hasta lograr una masa bien homogénea.

Repartimos la masa entre las cápsulas y las llenamos hasta la mitad.

Espolvoreamos algunas semillas de sésamo o lino por encima.

Horneamos entre 22-25 minutos (el tiempo de cocción dependerá de cada horno) o hasta que estén doradas y si introducimos un palito sale limpio.

Espero que os animeis a hacerlas en casa, salen riquísimas y gustan a todos… ¡nadie diría que no llevan huevos ni lácteos!

¡¡Besitos y FELIZ inicio de semana!! 

P.D: La receta es adaptada del blog de Alma Obregón, ¡¡mi ídola!!