Pan de leche 100% vegetal

20140606-193645.jpg

¡¡Buenas tardes a todos/as!!

Después de vuestras peticiones por el Facebook de “Qué bello es cocinar” para que colgará ya la receta… ¡aquí la tenéis! Este pan de leche está buenísimo y es muy fácil de preparar. Lo único que necesitáis para elaborarlo es paciencia, debido a los tiempos de espera para que fermente la masa.

La receta es adaptada de una amiga, también bloguera, pero no vegana (http://courecoulants.blogspot.com.es). En su receta este pan de leche lleva mantequilla, por lo que la adapté y añadí margarina. Por otro lado, lleva solamente leche de soja y yo decidí añadir una parte de leche de soja y otra de leche de almendras para darle un toque más dulzón. Y lo mejor de todo… ¡es que no lleva nada de azúcar! Está endulzado con sirope de agave… ¡así cuidamos nuestra salud y nuestra línea! jejeje

Los ingredientes necesarios son:

– 175 ml de leche de soja

– 175 ml de leche de almendras

– 12 g de levadura fresca

– 500 g de harina de repostería

– 20 g de sirope de ágave

– 5 g de sal fina

– 25 g de margarina de soja

Para la preparación es necesario:

Primero de todo, mezclamos en un bol la leche de soja y almendras con la levadura y una vez esté disuelta añadimos el sirope de agave y lo mezclamos.

Luego hay que poner en un bol grande las harinas y la sal, anadir los líquidos y comenzar a amasar hasta que se vayan integrando poco a poco todos los ingredientes.

Cuando se haya hecho todo una masa, pondremos la margarina derretida y apretaremos la masa para que esta absorba toda la margarina. Hay que amasar hasta conseguir una masa elástica y homogénea. Luego pasamos la masa a una superfície plana y acabamos de amasar con las manos. Le damos a la masa forma de bola y dejamos reposar de 30 a 45 minutos.

Transcurrido el reposo engrasamos y espolvoreamos con harina un molde para pan (yo he usado uno de 12 x 25 cm). Pasamos la masa a nuestro molde. Cubrimos el molde con film y lo dejamos reposar hasta que doble su volumen (yo lo dejé reposar 4 horas).

Precalentamos el horno a 200 grados de arriba y abajo. Pincelamos el pan con un poco de leche vegetal. Horneamos el pan durante 15 minutos a 200 grados y luego bajamos la temperatura a 175 grados y lo seguimos horneando unos 20 o 25 minutos más (los últimos 10 minutos puse papel de aluminio por encima del pan para evitar que se tostara por encima).

Transcurrido el tiempo, retiramos del horno, desmoldamos y dejamos enfriar encima de una rejilla.

Es un pan ideal para desayunos y meriendas. Podéis acompañarlo de vuestra mermelada favorita, de crema de cacao y avellanas, de mantequilla de cacahuete con plátano y sirope de agave… ¡¡a vuestro gusto!! 

¡¡Espero que lo disfrutéis!! 

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Smoothie energético

¡¡Buenos días y feliz inicio de semana!!

Hoy, además de ser lunes, me ha costado mucho despertarme… y para desperezarme y empezar el día con energía he pensado prepararme para desayunar un batido que me diera todos los nutrientes que necesito. Así que, me he preparado este super batido mañanero-energético, que además de estar buenísimo te aporta todo lo que necesitas para empezar el día con muchas ganas… si, si… ¡aunque sea lunes…! jejejeje

Veréis que la preparación es de lo más sencilla, por lo que prepararlo no os llevará mucho tiempo. ¡Espero que os guste y os animéis a tomar este batido siempre que necesitéis un aporte extra de energía! Yo me lo preparo muchas veces, es mi batido de desayuno favorito… ¡Está tan rico!

Los ingredientes que vais a necesitar son:

– 1 plátano

– Media manazana roja

– 1 dátil (yo uso los de la variedad Medjoul… son blanditos y super dulces, ¡¡¡me encantaaannnn!!!)

– 1 cucharadita de mantequilla de cacahuete

– 8-10 almendras crudas y peladas

– 1 cucharada de copos de avena

– 1 cucharadita de semillas de chía

– 1 cucharadita de maca

– Una pizca de canela

– Leche de avellanas (añadir la cantidad que necesitéis hasta que queden cubiertos todos los ingredientes)

Para preparar el batido:

Tenéis que pelar el plátano y la manzana y añadir todos los ingredientes que os he mencionado en una batidora, ponerla a la máxima potencia y en un momentito lo tendréis listo para tomar. Podéis variar alguno de los ingredientes si queréis… Si en lugar de mantequilla de cacahuete le queréis poner de avellanas, ¡adelante! y si queréis cambiar la leche de avellanas por una leche de sésamo o de espelta, ¡genial! ¡¡Imaginación al poder…!! E incluso, si no tenéis maca o chía y queréis prescindir de estos “superfoods” podéis hacerlo sin ningún problema. 

¿He dicho “Superfoods”…? jejeje ¡¡Siiii!! Para los que no lo sepáis se denomina de esta manera a un grupo de alimentos con múltiples cualidades nutricionales muy beneficiosas para nuestro organismo y que nos aportan nutrientes esenciales para tener una buena salud. Algunos de estos “superfoods” o “superalimentos” son, aparte de los ya mencionados, las bayas de goji, la espirulina, la chlorella, el açai, el cáñamo, la lúcuma… Si es la primera vez que oís hablar de esto, os recomiendo que os informéis un poquito por la red y veréis lo interesantes que son estos alimentos para nuestro organismo. Yo siempre que puedo se los añado a mis smoothies, zumos, cereales, yogures… ¡Animaos a probarlos! 

¡¡¡Disfrutar de vuestro batido y de un día genial!!

¡¡¡¡Hasta la próxima y gracias por seguirme!!!

P.D: Como podéis ver en la foto de abajo, el batido sale junto a un librito. La receta es adaptada de este genial mini libro que me compre este “Sant Jordi” y me costó 3 €. Salen muchísimas recetas de zumos y batidos. Es una pasada… ¡¡da un montón de ideas!!

Muchos besitos.

20140602-114421.jpg

Granola crujiente de avena y quinoa

¡Buenas noches!

La receta de hoy es para que os preparéis unos riquísimos y nutritivos desayunos o meriendas o para picar entre horas. Este muesli o granola podéis acompañarlo de alguna leche vegetal que os guste (leche de almendras, de avellanas, de espelta, de arroz…), de yogur de soja, de fruta…

Es muy fácil de preparar y los cereales que yo uso los podéis cambiar por otros que os gusten más. Los que yo he utilizado, en este caso, son copos de avena y copos de quinoa. Además, es una receta libre de azúcares, ya que utilizo siropes para endulzar el muesli.

Los ingredientes que vais a necesitar son:

– Aceite de coco

– Sirope de arroz

– Sirope de agave 

– Copos de avena

– Copos de quinoa

– Semillas de sésamo

– Pipas de girasol

– Semillas de lino 

Pasas

– Coco rallado

– Canela

Para hacer el muesli:

Poner un poquito de aceite de coco en una sartén y agregar los copos de avena y los copos de quinoa, la cantidad que vosotros consideréis, según cuanto muesli queráis preparar. Los salteamos un poquito, no dejamos que se doren en exceso y vamos añadiendo el resto de los ingredientes. No dejamos de remover.

Al final agregamos el sirope de arroz y el de agave para que se compacten los cereales y las semillas y también para endulzar. Por último, ponemos la canela y el coco rallado y seguimos removiendo.

Cuando los ingredientes estén bien mezclados, los pasamos a una bandeja para horno y los horneamos durante unos 15 minutos. Durante este proceso, debemos abrir y remover, al menos un par de veces, los cereales para que se acaben de dorar por igual. 

Cuando los hayamos sacado del horno debemos ir removiéndolos, de vez en cuando, con la ayuda de un tenedor, para que no se queden todos enganchados y tengamos un montón de muesli casero enganchado e incomible… jejeje 

Cuando se haya enfriado, os lo podréis comer… ¡¡Disfrutarlo!! ¡¡Está de viciooooo!!

Imagen

¡¡Besooosss para todos/as!!

Waffles o gofres integrales

¡¡Buenas tardes!!

Como supongo que ya os habré dicho alguna vez… ¡¡me encanta desayunar!!!. Es uno de mis momentos favoritos del día y me encanta poder levantarme con tiempo y prepararme un buen desayuno. Hoy voy a compartir con vosotros/as el desayuno que me prepararé el otro día… ¡¡unos dulces y sabrosos gofres veganos!!

Para preparar esta receta vais a necesitar disponer de una gofrera, ¡¡espero que la tengáis!! y sino, apuntarla en vuestra “wishlist” o lista de deseos… jejeje 

Hay muchos modelos y marcas de gofreras, pero a mi me han regalado una que es de la marca “Princess” y va súper bien. 

Para preparar unos 4 gofres vamos a necesitar:

– 125 gr de harina integral (podéis usar la harina del cereal que queráis, yo utilicé harina de espelta)

– Un pellizco de sal

– Media cucharadita de levadura

– 1 cucharada de sirope de ágave

– 4 cucharadas de aceite de oliva

– Un cuarto de litro de leche vegetal (almendras, avena, arroz…)

– Media cucharadita de zumo de limón natural

Vamos a empezar a preparar los gofres:

 Para empezar, vamos a poner en un bol la leche vegetal y le añadiremos el zumo de limón.  Dejamos reposar unos 5 o 10 minutos.

 
Mientras tanto, en otro bol mezclaremos bien el resto de ingredientes sólidos.
 
Ahora, al bol donde tenemos la leche vegetal y el limón le van añadiendo el resto de ingredientes líquidos y los batiremos bien con la ayuda de unas varillas hasta que queden bien integrados. Después, añadimos los líquidos al bol de sólidos y lo volvemos a mezclar hasta obtener una masa homogénea. Ha de quedar una textura un poquito densa. Luego dejaremos reposar la masa en la nevera durante un ratito para que espese un poquito más. 
 
Cuando vayáis a hacer los gofres, conectar la máquina y seguir las instrucciones del fabricante. La mía tarda un rato en calentar, así que conviene tenerlo en cuenta para calcular bien los tiempos. 
 

Cuando la gofrera esté caliente, vertéis un poquito de aceite de oliva para engrasarla y acto seguido ponéis la masa en la gofrera sin llenarla demasiado y la cerramos.  El tiempo de cocción variará según vuestra gofrera. Yo suelo dejarlos unos 12 minutos. 

Cuando esté hecho lo sacamos con cuidadito para evitar quemaros y que se os pegue.

Podéis acompañar el gofre de lo que queráis, pero a mi me encanta con crema de cacahuete, plátano y canela o chocolate negro rayado . Aunque también queda muy rico si lo acompañáis de nata vegetal y frutos rojos o de mermelada de naranja y chocolate negro, de ralladura de limón, sirope de arce y arándanos…  ¡¡vamos de lo que os guste…!! Incluso si se os ocurre una buena combinación podéis hacer un gofre salado. 
 Waffle

¡¡Espero que os gusten y los hagáis en vuestras casitas!!

¡¡¡Besos y hasta prontoooo!!!

 

 

Porridge o crema de avena con arándanos y cacahuetes

¡¡Buenas noches!!

¿Como va el síndrome post-vacacional? Yo de momento lo llevo bien… empecé a trabajar el lunes y la verdad es que lo he cogido con ganas. Para los que no me conocéis soy maestra de Primaria y estos días estamos dejándolo todo listo antes de que lleguen los alumnos. 

La receta de hoy será para que empecéis bien el día, tomando un desayuno rico, sano y sobretodo energético, para poder aguantar bien toda la jornada. 

A mi me encanta desayunar, de hecho creo que para mí es uno de los mejores momentos del día. Además, desayunar me parece una buena motivación para levantarse de la cama. Por eso, por la mañana me tomo mi tiempo, tanto para prepararme, como para comerme mi desayuno. 

No sé si habéis probado o no el porridge, pero yo lo hice por primera vez en Londres y me alucino. Cada mañana desayunaba en una cafetería/panadería/restaurante que se llama “Le pain quotidien” (si no habéis ido os la recomiendo, hacen muy buenos desayunos y brunch y gran parte de los productos que utilizan son ECO). Aquí os dejo su página web:

http://www.lepainquotidien.es/

A lo que ibamos… Allí fue donde probé el porridge o también llamada crema de avena o gachas de avena. Y consiste en hervir copos de avena con leche (en mi caso, leche vegetal). Lo que más me gusta es que puedes acompañarla con lo que quieras: fruta fresca (moras, frambuesas, manzana, higos…), frutos secos (dátiles, pistachos,  nueces, pipas, sésamo…), mermeladas (de fresa, de arándanos, de albaricoque…) y especias (canela, vainilla, cardamomo, clavo…), ¡dar rienda suelta a vuestra imaginación!

Espero que os animéis a probarla en casa y que encontréis cual es la combinación de sabores que más os gusta… ¡¡No os defraudará!! 

Vamos con los ingredientes de este porridge:

– Copos de avena

– Leche vegetal 

– Sirope de ágave o panela

– Canela molida

– 1 cucharada de crema de cacahuete

– Un puñado de arándanos frescos

– Un puñado de cacahuetes

– Una cucharada de mermelada de arándanos (opcional)

Ahora solo tenéis que:

Poner en una cazuela la cantidad de copos de avena que vamos a querer (tenéis que pensar que al cocinarlos se hinchan, así que no pongáis muchos… más o menos entre 60-70 gr por persona). Agregar la leche vegetal hasta que queden cubiertos los copos de avena. Ahora lo dejamos reposar una media hora, sin ponerlo al fuego.

Una vez pasado este tiempo vamos a cocinar nuestra avena. Para hacerlo tenéis que poner el fuego bien bajito e ir removiendo constantemente para evitar que se os pegue al fondo de la cazuela y por consiguiente se os queme. Cuando empiece a hervir lo retiráis del fuego, añadís el sirope de ágave o panela a vuestro gusto, volvéis a remover y dejáis reposar unos 2-3 minutitos. 

Ahora solo falta que lo aderecéis con vuestro acompañamiento y estará listo para que os lo comáis. En este caso, en el momento de cocinar la crema de avena añadiremos una pizca de canela molida y una cucharada de crema de cacahuete y por encima lo decoraremos con unos arándanos y unos cacahuetes. Y si os apetece, podéis poner también una cucharadita de mermelada de arándanos, ¡estará aún más bueno!

20140630-213802.jpg

¡¡Espero que sea de vuestro agrado!!

¡¡¡¡Besitos y hasta muy prontitooooo!!!!

(Esta combinación está extraída del blog “Danza de fogones”).

Bon appétit!!!

Magdalenas de canela

¡¡Buenos días a todos y a todas!!

Hoy empezamos la semanita con una receta bien dulce, rica y sana. Bien sabido es por todos que desde siempre se ha dicho que hay que empezar el día con un desayuno completo. Estas magdalenas nos aportarán la energía que necesitamos para empezar bien la mañana. Acompañarlas de una buena ración de fruta y una rica taza de té y ya veréis como ¡¡no hay mejor manera de empezar el día!!

Imagen

Esta receta está elaborada con harina de kamut. Para los que no habéis oído hablar… ¡os explico! 

El kamut es la variedad de trigo más antigua que se conoce, ya que se ha encontrado que se cultivaba en el Antiguo Egipto. Es un cereal con gran cantidad de antioxidantes, proteínas, minerales, vitaminas del grupo B e hidratos de carbono. Podemos encontrarlo en grano para cocinar o en harina para preparar nuestros panes o dulces. 

Para hacer unas 12 magdalenas vais a necesitar:

– 60 ml de aceite de oliva

– 180 ml de compota de manzana

– 150 gr de azúcar moreno

– 210 gr de harina de kamut (podéis usar cualquier otro tipo de harina integral)

– 1 cucharadita y media de levadura en polvo

– 60 ml de leche de soja 

– 2 cucharadas de sirope de agave

– 1 cucharada de semillas de lino molidas

– 1 cucharada de canela en polvo

– Semillas de lino o sésamo (para decorar)

Ya sabéis que vais a necesitar, así que vamos con la elaboración:

Primero de todo vamos a precalentar el horno a 180º y preparamos la bandeja de las magdalenas con los papeles que vayamos a necesitar.

En un bol, batimos el aceite con el puré de manzana y el azúcar moreno. 

En otro bol, tamizamos la harina con la levadura y añadimos las semillas de lino molidas.

Incorporamos la mezcla de harina a la del puré de manzana, removiendo muy bien.

Una vez la masa es homogénea, incorporamos el sirope de agave y, finalmente, la leche de soja, mezclada con la cucharada de canela. Seguimos mezclamos hasta lograr una masa bien homogénea.

Repartimos la masa entre las cápsulas y las llenamos hasta la mitad.

Espolvoreamos algunas semillas de sésamo o lino por encima.

Horneamos entre 22-25 minutos (el tiempo de cocción dependerá de cada horno) o hasta que estén doradas y si introducimos un palito sale limpio.

Espero que os animeis a hacerlas en casa, salen riquísimas y gustan a todos… ¡nadie diría que no llevan huevos ni lácteos!

¡¡Besitos y FELIZ inicio de semana!! 

P.D: La receta es adaptada del blog de Alma Obregón, ¡¡mi ídola!!