Risotto de quinoa, calabaza, curry & pasas

Good morning!!!

Este curso escolar tengo libres las mañanas del martes y el viernes… ¡¡¡y no os podéis imaginar lo mucho que lo agradezco…!!! Soy una dormilona y detesto madrugar… ¡¡uffff, eso de despertarme cuando aún es de noche en pleno mes de Setiembre…arrrgghhhh!! Pero por suerte tengo estas dos mañanas a la semana que puedo aprovechar para dormir un poquito más, para hacer cositas que tengo pendientes, quedar con mis amigas para ponernos al día o como hoy, para compartir una receta nueva con vosotros… ohhhh yessss!!! 

Esta receta la he creado para compartirla con los compañeros de “El granero integral”, con los que voy a empezar a colaborar de nuevo. Para hacerla he utilizado su quinoa y sus pasas sultanas. Tienen un montón de productos de calidad y ecológicos. Os recomiendo que visitéis su página web y que os informéis de donde poder comprar sus productos, ¡merecen mucho la pena!. Os ayudaran a llevar una alimentación saludable y libre de tóxicos.

Para la receta de hoy, vais a necesitar (para 2 personas):

  • 160-180 gr de quinoa
  • Un buen trozo de calabaza
  • Media cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Un puñado de pasas sultanas
  • 1 cucharadita de curry en polvo
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • Una pizca de comino molido
  • Sal de buena calidad
  • Agua
  • Aceite de oliva (AOVE) 
  • Perejil fresco y almendras tostadas (opcional)
  • 1 cucharada de leche de coco (opcional)

Vamos con la preparación de nuestro risotto:

Primero de todo, tenéis que poner en una cazuela una buena cantidad de agua con una pizca de sal. Cuando empiece a hervir, tenéis que agregar la quinoa, que tendréis que haber lavado previamente con la ayuda de un colador. La quinoa debe hervir unos 20 minutos. Pasado este tiempo, la retiráis del fuego, la coláis, para retirarle el agua, y la reserváis para utilizarla más tarde. 

Mientras la quinoa se está cocinando, trocearemos la cebolla a daditos muy pequeños y la pondremos en una sartén, a fuego lento, con un chorrito de aceite de oliva. Cuando empiece a blanquear, trocearemos el ajo y lo añadiremos también a la sartén. Hemos de vigilar que no se nos quemen. Si fuera necesario, retiraríamos la sartén del fuego.

Después, pelamos y troceamos en dados la calabaza y la añadimos a la sartén. La cocinamos unos minutos. Acto seguido, agregaremos a la sartén un poquito de agua hirviendo para que se acabe de cocinar la calabaza. Si veis que necesitáis añadir más agua, podéis hacerlo. Pensar que no tiene que al final de la cocción ha de haberse absorbido toda el agua. Así que, empezar agregando una cantidad de agua pequeña. La calabaza, junto a la cebolla y el ajo, debería hervir unos 10 minutos o hasta que veáis que esté blandita.

Cuando hayan pasado los minutos, añadiremos la quinoa a la sartén y pondremos las especias. Si fuera necesario, en este momento, podemos rectificar de sal.  Mezclaremos bien todos los ingredientes y agregaremos las pasas sultanas. Dejaremos que se cocinen un par de minutos.

En este momento, si queremos, podemos añadir una cucharada de leche de coco para añadirle más cremosidad.

Para acabar, emplataremos y si lo deseamos, podemos trocear un poquito de perejil fresco para añadirle a nuestra quinoa y unas almendras tostadas, que también le quedarían muy bien.

¡¡Espero que os guste muccchoooo, muchoooo!!

Bon appétit!!!! 

20150922-120728-43648879.jpg

Anuncios

Granola crujiente de avena y quinoa

¡Buenas noches!

La receta de hoy es para que os preparéis unos riquísimos y nutritivos desayunos o meriendas o para picar entre horas. Este muesli o granola podéis acompañarlo de alguna leche vegetal que os guste (leche de almendras, de avellanas, de espelta, de arroz…), de yogur de soja, de fruta…

Es muy fácil de preparar y los cereales que yo uso los podéis cambiar por otros que os gusten más. Los que yo he utilizado, en este caso, son copos de avena y copos de quinoa. Además, es una receta libre de azúcares, ya que utilizo siropes para endulzar el muesli.

Los ingredientes que vais a necesitar son:

– Aceite de coco

– Sirope de arroz

– Sirope de agave 

– Copos de avena

– Copos de quinoa

– Semillas de sésamo

– Pipas de girasol

– Semillas de lino 

Pasas

– Coco rallado

– Canela

Para hacer el muesli:

Poner un poquito de aceite de coco en una sartén y agregar los copos de avena y los copos de quinoa, la cantidad que vosotros consideréis, según cuanto muesli queráis preparar. Los salteamos un poquito, no dejamos que se doren en exceso y vamos añadiendo el resto de los ingredientes. No dejamos de remover.

Al final agregamos el sirope de arroz y el de agave para que se compacten los cereales y las semillas y también para endulzar. Por último, ponemos la canela y el coco rallado y seguimos removiendo.

Cuando los ingredientes estén bien mezclados, los pasamos a una bandeja para horno y los horneamos durante unos 15 minutos. Durante este proceso, debemos abrir y remover, al menos un par de veces, los cereales para que se acaben de dorar por igual. 

Cuando los hayamos sacado del horno debemos ir removiéndolos, de vez en cuando, con la ayuda de un tenedor, para que no se queden todos enganchados y tengamos un montón de muesli casero enganchado e incomible… jejeje 

Cuando se haya enfriado, os lo podréis comer… ¡¡Disfrutarlo!! ¡¡Está de viciooooo!!

Imagen

¡¡Besooosss para todos/as!!

Risotto de quinoa, espinacas y setas shiitake

¡¡¡Holaaaaaa!!!

Como ya os he dicho alguna vez, me encanta la cocina italiana y el risotto es uno de mis platos preferidos. Como ya sabéis el risotto se elabora con arroz, de ahí proviene su nombre “riso”, que significa arroz en italiano. Pero hoy he querido hacer un risotto diferente elaborado a base de quinoa. En este caso yo lo he elaborado con espinacas frescas y setas shiitake, pero podéis variar los ingredientes a vuestro gusto. 

Los ingredientes que vamos a necesitar son (para 2 personas):

– 1 taza y media de quinoa

– 1 cebolla 

– 1 puerro

– Un puñado de espinacas frescas

– 6 setas shiitake

– Piñones

– Aceite de oliva

– Sal

– Tamari

– Margarina 

Vamos a empezar a prepararlo:

Ponemos agua a hervir en una cazuela con un poquito de sal, mientras lavamos la quinoa. Cuando empiece a hervir agregamos la quinoa y la dejamos hervir durante 15-20 minutos a fuego medio. 

Por otro lado, en una sartén aparte añadimos un el aceite de oliva y salteamos la cebolla y el puerro que habremos troceado en pequeños cuadraditos. Cuando empiecen a reblandecerse agregamos las setas shiitake troceadas a láminas, las espinacas y los piñones y dejamos que se salteen durante unos 10 minutos. 

Luego añadimos la quinoa, que habremos colado previamente, a nuestro salteado. Dejamos que se saltee todo durante unos 5 minutos y antes de apagar el fuego agregamos una cucharadita de margarina y un chorrito de tamari y removemos bien nuestro risotto. 

¡¡Espero que os guste y lo preparéis en vuestras casas!!

Imagen

P.D: En la foto acompaño el risotto de unos rollitos de verduras caseros. Podéis encontrar la receta en mi blog.

¡¡¡Muchos besitosssss!!!

Salteado de quinoa con berenjenas, tomates secos y avellanas

¡Buenas noches a todos y a todas!

En el post anterior os comenté que iba a acudir a la cena benéfica de “El santuario Gaia” y la verdad es que fue muy bien, se recaudó más dinero del que se esperaba y eso es una noticia maravillosa. Por otro lado, la cena consistió en un surtido de pâtés vegetales, en seitán con salsa de frutos secos y cous cous con especias y de postre un pastel de chocolate y plátano con cremoso de queso y por supuesto… ¡todo vegano!. Estuve encantada de poder acudir a este evento y de haberlo podido compartir con mi “ex-compi” de universidad, a la cual hacía bastantes años que no veía. ¡Gracias Lidia por la compañía y espero que volvamos a vernos pronto!.

Y ahora, vamos a lo que vamos… ¡la receta de hoy!

Este salteado de quinoa es adaptado de un blog de cocina vegana que he descubierto esta misma mañana. Se llama “Espinacas con garbanzos” y tiene recetas sencillas y muy ricas, además comparte restaurantes y rincones con encanto para visitar. Os recomiendo que le hagáis una visitilla, aquí tenéis el enlace: 

http://espinacascongarbanzos.blogspot.com.es/

Imagen

Este verano compartí con vosotros una ensalada de quinoa y ya os hablé de sus múltiples beneficios. Así que, por eso en otoño y en invierno es bueno seguir consumiendo este sano pseudo-cereal, pero adaptando las recetas a los ingredientes de temporada y/o consumiéndolo cocinado y calentito.

Para hacer este plato vamos a necesitar (para 2 personas):

– 2 tazas de quinoa

– 1 berenjena

– 1 tomate grande

– 8-10 tomates secos en aceite

– 1 cebolla

– 2 dientes de ajo

– Un puñado de avellanas tostadas

– Semillas de sésamo (opcional)

– Aceite de oliva

– Sal 

 Ahora vamos a empezar a preparar la receta:

Lavamos la quinoa y la ponemos a hervir en una cazuela con agua y sal durante unos 15 minutos. Una vez esté preparada, retiramos del fuego, colamos y reservamos. Mientras hierve la quinoa troceamos la cebolla, el ajo, el tomate y la berenjena y los salteamos en una sartén con una pizca de sal. Empezaremos salteando la cebolla y el ajo y cuando empiecen a blanquear agregaremos el tomate y al cabo de unos minutos la berenjena. Cuando ya estén bien hechas, añadimos la quinoa y la salteamos con las verduras. Acto seguido, troceamos los tomates secos en aceite y los agregamos al salteado. Después, lo ponemos en los platos y decoramos con las avellanas tostadas y troceadas. Si queréis, podéis añadir unas semillas de sésamo por encima. 

¡¡Si lo preparáis… ya veréis que ricoooooo!!

Imagen

Muchos besitos a todos y que descanséis. 

P.D: Este plato lo he acompañado por unas tostaditas integrales con aguacate, aceite de oliva y sal Maldon… ¡¡adoro el aguacateeeee!! 

Ensalada veraniega de quinoa con vinagreta de limón y menta

¡¡Holaaaaa!! 

¿Como estáis? Yo llegué ayer de Madrid de hacer mis cursos de repostería creativa con Alma Obregón. ¡¡Ha sido una pasada, ella es genial y he aprendido muchísimassss cosas nuevas!! Y por eso, en Setiembre volveré para hacer un nuevo curso en “Alma´s cupcakes” y esta vez será de tartas con flores. ¡¡Estoy deseando que llegue el día!!.

Bueno, vamos con la receta de hoy. Como aún sigue haciendo muuuuchoooo calor,¡¡seguimos con las ensaladas!!. Ricas, sanas y sobretodo refrescantes y fáciles de preparar para que no tengáis que estar mucho tiempo cocinando y podáis disfrutarlo en la playa o en la piscina… que con este calor lo único que apetece es estar en remojo.

El ingrediente principal de esta ensalada es la quinoa. Para los que no la habéis probado, la quinoa es un cereal muy saludable que contiene 8 aminoácidos esenciales y tiene un alto valor proteico. Por eso, es muy completo y además es de fácil digestión. Este cereal es típico de “Los Andes” y se cultiva principalmente en Bolivia. Se dice que la quinoa es el alimento de los dioses y sus orígenes se remontan a los Incas en el S. XV. Es un alimento muy versátil ya que se puede utilizar para preparar sopas, cremas, purés, guisos, ensaladas, pan, galletas, muesli e incluso postres y bebidas.  

Imagen

Para preparar esta saludable ensalada vamos a necesitar (para 2 personas):

– 200 gr de quinoa

– Medio pepino

– 1 zanahoria

– Medio pimiento verde

– Un puñado de maíz dulce

– 1 tomate maduro

– Semillas de calabaza

– Aceite de oliva

– Sal

– Zumo de medio limón

– Hojas de menta fresca

Ahora vamos a preparar la ensalada:

Primero tenemos que cocinar la quinoa y para ello tenemos que lavarla previamente y acto seguido la salteamos en una cazuela con un poquito de aceite. Luego añadimos el agua. Para poder calcular bien la cantidad de agua son dos vasos de agua por un vaso de quinoa.

Ahora vamos a cocinarla durante unos 15-20 minutos a fuego lento. Una vez pasado el tiempo la separamos con la ayuda de un tenedor y la dejamos enfriar fuera de la cazuela.

Después tenemos que cortar a daditos todas las verduras y agregar el maíz dulce, previamente lavado. Por encima, añadimos las semillas de calabaza y preparamos la vinagreta de menta.

Para hacer la vinagreta necesitamos una batidora en la que añadimos un buen chorro de aceite de oliva, una pizca de sal, el zumo de medio limón y las hojas de menta fresca, previamente lavadas. Lo trituramos todo bien y si es necesario corregimos de sal o de zumo de limón.

¡¡Y ya está lista la ensalada!!

Podéis meterla en la nevera y así comerla bien fresquita… ¡¡estará mucho más rica!!.

¡¡¡Besiiiiitosssssss!!!