Mousse cruda de chocolate

¡¡Buenas tardes y feliz fin de semana a todos/as!!

Hace tiempo que veía por las redes sociales a gente que compartía fotos de una mousse de chocolate cruda y yo pensaba… ¿y como se hace eso…? jejeje Así que, empecé a investigar para saciar mi curiosidad y encontré varias maneras de prepararla. Por eso, me animé a prepararla, cogiendo ideas de aquí y de allí y el resultado fue muy satisfactorio. 

La receta que más me gustó fue del chef Javier Medrovsky. Para mi es uno de los mejores chefs del momento, en cuanto a cocina ecológica, cruda y vegana se refiere. Me encantan sus creaciones y siempre que voy a comer/cenar a su restaurante disfruto muchísimo con cualquiera de sus recetas.

Os dejo su propia web y la de su restaurante para que podáis darle un vistazo:

http://espiritualchef.com/

http://blueprojectfoundation.org/es/cafe

Para preparar esta mousse cruda de chocolate, basada en una de las recetas de Javier Medrovsky, vais a necesitar:

– 2 aguacates maduros

– ¼ de taza de cacao puro sin azúcar

– 8 dátiles (para esta receta os recomiendo usar los de la variedad Medjoul)

– zumo de 1 naranja

– Sirope de ágave 

Para preparar esta facilísima mousse tenéis que:

Poner a macerar una hora los dátiles en el zumo de naranja. Luego con la ayuda de una batidora triturar los dátiles y el zumo junto al aguacate y el cacao. Si queréis endulzarlo un poco podéis añadir un par de cucharaditas de sirope de ágave.
Lo servis en un bol y lo decoráis con los que más os apetezca. Yo le he puesto un poco de ralladura de naranja, unas semillas de chía y unas frambuesas. 

¡Espero que os guste!

Bon appétit!!!

20140621-174841.jpg

Anuncios

Pan de leche 100% vegetal

20140606-193645.jpg

¡¡Buenas tardes a todos/as!!

Después de vuestras peticiones por el Facebook de “Qué bello es cocinar” para que colgará ya la receta… ¡aquí la tenéis! Este pan de leche está buenísimo y es muy fácil de preparar. Lo único que necesitáis para elaborarlo es paciencia, debido a los tiempos de espera para que fermente la masa.

La receta es adaptada de una amiga, también bloguera, pero no vegana (http://courecoulants.blogspot.com.es). En su receta este pan de leche lleva mantequilla, por lo que la adapté y añadí margarina. Por otro lado, lleva solamente leche de soja y yo decidí añadir una parte de leche de soja y otra de leche de almendras para darle un toque más dulzón. Y lo mejor de todo… ¡es que no lleva nada de azúcar! Está endulzado con sirope de agave… ¡así cuidamos nuestra salud y nuestra línea! jejeje

Los ingredientes necesarios son:

– 175 ml de leche de soja

– 175 ml de leche de almendras

– 12 g de levadura fresca

– 500 g de harina de repostería

– 20 g de sirope de ágave

– 5 g de sal fina

– 25 g de margarina de soja

Para la preparación es necesario:

Primero de todo, mezclamos en un bol la leche de soja y almendras con la levadura y una vez esté disuelta añadimos el sirope de agave y lo mezclamos.

Luego hay que poner en un bol grande las harinas y la sal, anadir los líquidos y comenzar a amasar hasta que se vayan integrando poco a poco todos los ingredientes.

Cuando se haya hecho todo una masa, pondremos la margarina derretida y apretaremos la masa para que esta absorba toda la margarina. Hay que amasar hasta conseguir una masa elástica y homogénea. Luego pasamos la masa a una superfície plana y acabamos de amasar con las manos. Le damos a la masa forma de bola y dejamos reposar de 30 a 45 minutos.

Transcurrido el reposo engrasamos y espolvoreamos con harina un molde para pan (yo he usado uno de 12 x 25 cm). Pasamos la masa a nuestro molde. Cubrimos el molde con film y lo dejamos reposar hasta que doble su volumen (yo lo dejé reposar 4 horas).

Precalentamos el horno a 200 grados de arriba y abajo. Pincelamos el pan con un poco de leche vegetal. Horneamos el pan durante 15 minutos a 200 grados y luego bajamos la temperatura a 175 grados y lo seguimos horneando unos 20 o 25 minutos más (los últimos 10 minutos puse papel de aluminio por encima del pan para evitar que se tostara por encima).

Transcurrido el tiempo, retiramos del horno, desmoldamos y dejamos enfriar encima de una rejilla.

Es un pan ideal para desayunos y meriendas. Podéis acompañarlo de vuestra mermelada favorita, de crema de cacao y avellanas, de mantequilla de cacahuete con plátano y sirope de agave… ¡¡a vuestro gusto!! 

¡¡Espero que lo disfrutéis!! 

¡Hasta la próxima!

Hummus de calabaza

¡¡Buenas noches!!

Hace tiempo leí que los vegetarianos y los veganos nos comémos nuestro peso en hummus y me hizo muchísima gracia porque creo que, al menos por mi parte, es muuuyyyy cierto.

Además uno de mis ingredientes favoritos son los garbanzos, podría comerlos cada día. Se pueden preparar de muchísimas formas, pero una de las que más me gusta es en hummus. El hummus es un paté vegetal elaborado a base de garbanzos y tahina (crema de sésamo), pero a este hummus he decidido añadirle algo que lo hace muy especial… ¡calabaza! ¡¡¡Ñammmmm!!!… ¡¡¡CALABAZAAAA!!!, otro de mis ingredientes estrella. Pensé combinarlos y el resultado ha sido ¡¡¡¡estupendooooo!!! Gracias a esta mezcla obtenemos un hummus con todo el sabor de los garbanzos y el sésamo, pero con el punto dulzón de la calabaza… ¡¡una delicia!! 

Los ingredientes que vais a necesitar son:

– 1 bote de garbanzos cocidos

– 1 cucharada de tahina

– El zumo de medio limón (si os gusta más ácido podéis añadir más zumo de limón.)

– Sal

– Comino

– 350-400 gr de calabaza

– Aceite de oliva

– Agua mineral

Para hacer el hummus tenéis que:

Primero limpiamos y escurrimos con agua los garbanzos cocidos y pelamos la calabaza, quitándole todas las semillas. Una vez la tengamos lista, ponemos un chorro de aceite de oliva en una cazuela y la salteamos a fuego lento hasta que se cocine y se ponga blandita. Cuando esté lista, la trituramos con la batidora y la agregamos a los garbanzos. Luego exprimimos el limón para que nos salga el zumo , añadimos una pizca de sal y de comino, un buen chorro de aceite de oliva y un poquito de agua. Ahora trituramos todos los ingredientes a la máxima potencia hasta que quede todo bien mezclado. Antes de servir es mejor que lo probéis por si tenéis que rectificar de sal, comino, zumo de limón… Si veis que ha quedado demasiado espeso añadirle un poquito más de agua para que se diluya un poco.

Por encima podéis decorar con un chorrito de aceite de oliva, unas semillas de calabaza o un poco de comino molido o pimentón dulce.

Acompañarlo de pan de pita, pan de cereales, crudités de verduras (remolacha, zanahoria, calabacín…) o para acompañar vuestras proteínas vegetales.

Así, ya estará listo para que lo probéis… Bon appétit!!!!!

¡¡Hasta la próximaaa!!

Muchos besitos a todos/as.

20140604-234619.jpg

Muffins de chocolate y plátano

20140527-135706.jpg

¡¡Buenos días a todos y a todas!!

Ayer por la mañana recibí una foto-mensaje en el Facebook de “Qué bello es cocinar” en el que una seguidora me pedía que le diera alguna o algunas recetas que llevaran plátano, ya que se ha encontrado en casa que le han traído muchos plátanos y necesitaba ponerse manos a la obra antes de que se le estropearan.

Así que, pensando en que podía hacer y con lo golosa que he estado estos días, decidí inventarme una receta bien dulce. Y empecé a pensar qué otros ingredientes le acompañaban bien al plátano… y como no… lo que se me ocurrío fue hacer algo con ¡¡¡ CHOCOLATEEEEE!!! Aiii… ¡el nunca me falla…! jajajajajaja 

Y por ese motivo, hoy comparto esta receta con vosotros, gracias a mi compi Lidia, a la cual envío un besito muy grande desde Barcelona. 

Los ingredientes que necesitamos para preparar estas muffins o magdalenas gigantes son:

– 18 cl de compota de manzana (la podéis comprar ya preparada)

– 3 cl de aceite de girasol

– 3 cl de aceite de coco (este aceite a veces se solidifica, así que para esta receta ha de estar líquido y es tan fácil conseguirlo como dándole un poquito de calor)

– 150 gr de azúcar moreno 

– 1 cucharada de sirope de agave

– 2 plátanos maduros

– 170 gr de harina banca

– 1 cucharadita y media o 2 de levadura en polvo

– 2 cucharadas de cacao en polvo puro y sin azúcar

Precalentamos el horno a 180º (160º si es con ventilador) y preparamos las cápsulas para las muffins en la bandeja del horno.
Ahora mezclamos en un bol la compota de manzana, el aceite de girasol y de coco, el sirope de agave y el azúcar moreno hasta que la mezcla esté homogénea.

Después tamizamos e incorporamos la harina blanca, la levadura y el cacao a la mezcla y la mezclamos bien.

Acto seguido, con la ayuda de un tenedor machacamos bien los plátanos y los agregamos al resto de los ingredientes y volvemos a remover.

Cuando la mezcla tenga bien integrados todos los ingredientes, la repartimos entre las cápsulas llenándolas hasta el borde para que queden bien altas.

Horneamos unos 30 minutos (en mi horno, con ventilador) o hasta que un palillo salga limpio.

Ahora, si podéis soportarlo, esperar a que se enfríen antes de hincarles el diente… ¡¡están super hiper mega requete ricas!! jejeje 

¡¡Que las disfrutéis!!

¡¡¡¡HASTA LA PRÓXIMA!!! 

 

Arroz integral con tempeh, calabaza asada y salsa de puerros

¡¡Buenas noches!!

Hoy os traigo una receta que he elaborado con un ingrediente que no uso muy a menudo, el tempeh. Para los que no sepáis lo que es, el tempeh es una proteína vegetal procedente de la fermentación de la soja mediante un hongo. Es originario de Indonesia y posee más cantidad de nutrientes que el tofu.

Para elaborar este plato tuve el placer de cocinar con un tempeh de ECO Integral Artesans. Es una empresa que elabora gran cantidad de productos  biológicos e integrales de alta calidad. Os dejo aquí el enlace a su página web para que podáis conocerlos mejor:

http://www.ecointegralartesans.com/

Y ahora, vamos con los ingredientes que vamos a necesitar para elaborar la receta (2 personas):

– 160 gr de arroz integral

– Media calabaza

– 1 puerro grande

– 1 diente de ajo

– 125 gr de tempeh

– Aceite de oliva

– Leche vegetal (arroz, soja, avena…)

– Nuez moscada

– Sal

– Pimienta negra molida

– Espárragos verdes

– Agua

Ahora vamos a empezar a preparar nuestro plato:

Primero de todo vamos a poner a hervir el arroz integral unos 40-45 minutos. Durante este rato aprovecharemos para cortar la cabalaza en daditos y los pondremos a hornear en una bolsa de horno con un chorrito de aceite de oliva y sal y las cocinaremos hasta que estén blanditas, más o menos unos 10 minutos. 

Luego cortaremos el tempeh en cuadraditos y los saltearemos en una sartén junto al diente de ajo y un poquito de aceite de oliva hasta que se doren ligeramente y los reservaremos. Después cortaremos los espárragos, los saltearemos y reservaremos como el tempeh. 

Acto seguido, en la misma sartén donde hemos salteado el tempeh cocinaremos el puerro que habremos cortado previamente en trocitos bien pequeños, junto a un poquito de sal. Iremos removiendo, de vez en cuando para que no se nos queme y cuando este cocinado, sin estar doradito, lo retiraremos y lo pondremos en un cazo para poder batirlo junto a un buen chorro de leche vegetal, una pizca de pimienta negra molida y de nuez moscada. 

Y ahora, para finalizar, vamos a montar el plato.

Primero de todo, pondremos la salsa de puerros y por encima el arroz integral, que habremos colado previamente. Encima agregaremos los trocitos de calabaza y los de tempeh. Para acabar pondremos unos espárragos para decorar. 

Y ya estará listo… Bon appétit!! 

20140507-212619.jpg

Arroz con leche de coco especiado

¡¡Buenas noches!!

Esta semana ha sido cortita… ¡¡y ya volvemos a estar de fin de semana!! Así que, ayer, como estaba de antojo, decidí prepararme algo bien rico para merendar y que hacía mucho tiempo que no comía.

Cuando era pequeña, el arroz con leche era algo que me encantaba y de hecho me sigue encantado, pero he decidido veganizarlo y darle un toque especial con algunas especias y el resultado ha sido genial. Por eso voy a compartirlo con vosotros para que podáis prepararlo en vuestras casas.

Los ingredientes que vais a necesitar para 2 personas son:

– 25 cl de leche de coco

– 50 cl de leche de arroz

– 100 gr de arroz

– 1 rama de canela

– 4 semillas de cardamomo

– 4 clavos de olor

– Un trozo de piel de limón

– 3 cucharadas de sirope de agave (podéis añadir más o menos cantidad, según como os guste de dulzor)

– Canela en polvo

Para empezar a preparar nuestro arroz con leche tenéis que:

Poner en un cazo la leche de coco y la de arroz, junto al arroz, las especias y la piel de limón. Llevamos la leche a ebullición, a fuego lento, y removiendo constantemente para evitar que se pegue la leche a la cazuela.

En este momento agregamos el sirope de agave para endulzarlo.

Cuando rompa a hervir dejamos que se cocine durante unos 20-25 minutos, removiendo de vez en cuando.

Pasado este tiempo retiramos, si queremos, las especias y la piel de limón.

Lo pasamos a unos cazos o vasitos individuales y dejamos que se enfríe. Podemos decorar el arroz con un poquito de canela en polvo.

¡¡Espero que lo disfrutéis en vuestras casas!!

Muchos besitos.

20140425-231655.jpg

Porrusalda

Imagen

¡¡Buenas tardes!! 

El plato que hoy os voy a explicar es un plato que ha formado parte de infancia y mi juventud, ya que de pequeña me encantaba, al igual que ahora, y mi mama me lo hacía muy a menudo. Para elaborar este plato hacen falta poco ingredientes, es facilísimo de hacer y además está muy rico. 

Antes de explicar la receta, os quiero dar a conocer un blog de recetas dulces veganas que he conocido hace muy poquito y que me gusta mucho. Aún no he preparado ninguna de sus recetas, pero lo haré en breve. Aquí os dejo el enlace a su blog y a su página de Facebook para que la conozcáis:

https://www.facebook.com/pages/Mewcakes/1438558389696747?ref=stream

http://mewcakes.wordpress.com/author/detartasygatos/

¡¡Espero que os guste!!

Ahora, vamos con los ingredientes (para 2 personas)

– 3 puerros

– 2 patatas

– 2 zanahorias

– Agua mineral

– Sal

– Aceite de oliva

La preparación es muy sencillita, así que:

Primero de todo troceáis la verdura y la laváis. Acto seguido, en una cazuela ponéis un buen chorro de aceite de oliva y salteáis durante 4 minutitos las verduras, removiendo de vez en cuando para que no se peguen ni se tuesten. Luego añadís bastante cantidad de agua (más o menos 1 litro y medio) y un pellizco de sal y dejáis que hierva durante unos 20 minutos. Pasado el tiempo, podéis servirlo.

Ya veis… ¡¡más fácil imposible!!

¡¡¡Buen provechoooooo!!!